Características para identificar un jamón ibérico de calidad

Dentro de este artículo, vamos a dar solución a una de las grandes cuestiones del consumidor promedio ¿Cómo se cual es el mejor jamón para comprar? Varias son las razones con las que deberemos de tener en cuenta para escoger el mejor jamón ibérico para el momento y el lugar adecuado.

La forma de la pata

Como primer punto a comentar os contamos un punto para tener en cuenta, el jamón ibérico es largo, estrecho y de caña estilizada. En base a la pureza del animal, más estrecha será la pata y especialmente si nos fijamos en su caña.

¿Pezuña desgastada o cuidada?

La razón más popular de un jamón ibérico es fijarnos en la pezuña negra. Deberemos fijarnos en las pezuñas, pero no sólo el color, sino también ver si las pezuñas son iguales o están desgastadas, dado que será una buena señal de que el animal ha sido criado al aire libre. Sin embargo, podemos ver si la pezuña interna es más corta que la externa, ahí el animal indicaría que no ha realizado mucho ejercicio y es por ello por lo que no las ha degastado, afectando a la calidad del jamón ibérico dado que pudiera no haber vivido en un entorno de naturaleza abierta.

¡Ojo al color!

Este es un punto para tener en cuenta, que quizás a algunos les choque, pero, cierto es que un jamón que aparente estar oscuro o sucio puede dar una sensación ecológico, rural y de calidad, sin embargo ¡es todo lo contrario! Un buen jamón ibérico deberá disponer de un color limpio y cuidado, si lo dispone oscuro o sucio, querrá decir que no ha recibido un cuidado durante todo el proceso, y de esta manera, verás que afecta a la calidad del jamón.

Revisa el peso del jamón

Deberemos de tener en cuenta de que el peso es una razón importante en la calidad del jamón, sabiendo que los mejores suelen tener más de 8 kilos. Es debido a que necesitan más tiempo de curación para de esta manera, generar un mejor nivel de grasa y disponer de un sabor mejor acabado.

Precio

Como dice el dicho, lo barato sale caro y sí, la calidad tiene que ver bastante con el precio. Para realizar un jamón, dispone de un proceso largo y también costoso, dado que cada uno de los cerdos necesitará varias hectáreas de dehesa para poder encontrar su comida favorita, es decir, las bellotas, para de esa manera poder engordar de la mejor manera. El proceso que sigue el jamón para poder curarlo es entre 1 y 4 años de duración, así que, como resumen, no te fíes mucho de las gangas.